• Miércoles, 28 junio 2017

Satanistas no son adoradores del demonio

Reportaje de Gabriela Sadday y Abril

Ilich Luna, fundador de la Iglesia Satanista en México

 

Sangre seca y velas negras, un pentagrama hecho con sangre  y el nombre de Baal es algo que se puede ver escondido entre los maizales en las afueras de Querétaro.

Este fue el primer acercamiento de Ilich Luna, fundador de la primera Iglesia Satanista de México, con el satanismo.

Sin lugar a dudas, la idea de la iglesia fue en uno de sus viajes a Querétaro en el cual buscaba encontrarse con él mismo.

Cerca de la fuente Neptuno se encuentra con una joven mujer vestida de negro que le preguntaba sobre “el maestro”, ella le habla de su líder quien más tarde se presenta como el enviado de la bestia.

El hombre lo invita a su vecindad. Dentro de uno de esos cuartos había huesos de animales, diablos hechos con resina y un pentagrama de sangre en el suelo, en medio de la habitación; quedó impactado y los llamó diabolistas.

Ilich cuenta que nació siendo lo que es. Desde pequeño lo que le gustaba dibujar eran murciélagos, esqueletos, ataúdes, cruces invertidas, pentagramas.

En el templo de los satanistas, nombrado la Iglesia Satanista, se realizan varios tipos de ceremonias, rituales y trabajos de vudú. Todas estas prácticas se rigen por la luna, el sol, los días de la semana y las estaciones.

En la iglesia se encuentran varios objetos, unos se utilizan y otros son para adornarla. No hay un catálogo de todos los materiales, pero Ilich Luna mencionó la existencia de campanas, una espada que representa los cuatro puntos cardinales, el cáliz que sirve para brindar, inciensos, fetiches, plantas, velas de colores y símbolos (como el pentagrama).

Esta iglesia se encuentra al sur de la Ciudad de México y es la primera del país. Sin embargo, ésta no se basa en las ideas del famoso escritor de la biblia satánica,  Anton Szandor LaVey, ya que esta biblia es del siglo XX y no encaja más con la sociedad de este siglo.

Ilich comenzó subiendo información seria acerca de la religión a sus redes sociales, citando a autores como LaVey y Rasputín, con esto fue adquiriendo seguidores, narró el mismo fundador. Y en menos de tres años, la página ha alcanzado alrededor 16700 likes, de los cuales la mayoría son personas físicas.

 

Comienzos del satanismo

2

Según el estudio titulado “La clasificación del satanismo en México”, realizado por el Centro de Investigación del Instituto Cristiano de México (ICM), el satanismo ha resurgido en los últimos doce años en Europa y América, incluido México.

Algunos de los estados del país donde se han visto grandes cambios son Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Guadalajara, la Ciudad de México, en algunas partes del sur y algunas costas.

La ICM define el satanismo como la ” religión centrada en el culto y devoción a Satanás o Lucifer. Es un sistema de creencias que se expresa en símbolos, rituales, liturgias, sustentado en tradiciones, doctrinas y libros considerados sacros por sus adeptos. En este sistema de creencias, el personaje central al que se le rinde culto es Satanás.”

 

Variedad en el satanismo

Fue en 1960 con la revolución contracultural que comenzó la iniciación informal al satanismo. Esto fue a través de la literatura y de la música.

El satanismo llamado comercial-religioso tuvo su origen en 1966 cuando LaVey fundó la primera iglesia de Satanás. En México el satanismo comercial-religioso se da entre los artistas.

El no tradicional es practicado por grupos pequeños y muchas veces aislados. En este satanismo existen rituales extremos en los que se llegan a sacrificar niños y adultos.

Por último, está el satanismo tradicional, que es el que viene por generaciones. Ellos tienen influencias luciferinas de autores como Albert Pike, Aleister Crowley y LaVey.

 

¿Se realizan ceremonias?

Uno de los rituales que coordina Ilich Luna es para aquellos que desean hacer crecer los atributos del cuerpo, principalmente los de ámbito sexual.

El ritual se lleva a cabo en el altar de la iglesia y todos los miembros forman un círculo alrededor del altar. En medio del altar se coloca una voluntaria, ésta se masturba y las energías que proyecta son las que le ayudan al interesado a que alguno de sus órganos sexuales crezca.

Ilich Luna se encarga de que este círculo de energías no se rompa, que el altar no sea tocado y que la ceremonia se lleve a cabo de la mejor manera posible. La mujer que se encuentra en medio del altar pasa por varios filtros para poder realizar tal actividad. Se le otorga un contrato de confidencialidad y, si la chica acepta y cumple con las características del contrato, entonces puede realizar el ritual.

Para los satanistas la mujer es adorada, ya que se piensa que sin ella el humano no podría reproducirse y por lo tanto no habría vida alguna.

Objetos utilizados para ceremonias

Objetos utilizados para ceremonias

Rangos de la Iglesia y significado de colores

Dentro del círculo de miembros que asisten a la iglesia hay varios rangos, explica Ilich. Éstos se otorgan dependiendo del conocimiento que cada uno tenga, Alfa, Delta, Omegas y Zorros (hermanos o nativos). Los zorros son los consejeros de la iglesia y siempre acompañan a Ilich.

Hay ciertos colores a los cuales los satanistas les otorgan significados, por ejemplo, el verde además de que representa aumento financiero, sanidad, reconciliaciones, placer, amor, afecto, amistades, juventud e inmortalidad, también puede ser usado para causar celos, así como avaricia y enfermedades que causen la muerte.

El naranja, además de representar creatividad, entusiasmo, arte y adaptabilidad, es un poderoso color para cambios importantes, incitar la justicia y ganar el control.

Por último, el color rojo que se asocia con la pasión, lujuria, fuerza, también puede usarse en la música, ya que causa gratificación psíquica y ganas de seguir viviendo. Puede también ocuparse de los enemigos, causar accidentes de odio, matanzas, crueldad y puede ser usado para desear el poder y crear guerras.

 

Black Metal ¿Música satánica?

Actualmente se cree que los grupos de metal, trash o black metal están ligados al satanismo.

“Yo no conozco una banda de metal que toque con ondas satanistas. Quizá Sugar si son más satánicos que otras bandas”, comentó Ilich Luna.

El black metal “es música anticristiana, porque a los noruegos les impusieron el cristianismo a punta de la espada. Odian a los cristianos en Noruega, entonces en la cuestión del black metal van a encontrar un mundo de esquizofrenia y locura”, asentó Luna.

El fundador de la iglesia satinista en México recordó también a Mayhem, una banda emblemática de black metal, en la que el vocalista de la banda fue asesinado y los fragmentos de su cráneo fueron utilizados para hacer plumillas para tocar la guitarra.

“No es que quiera pintarte todo lo bonito del satanismo, sí tiene un lado oscuro muy siniestro, muy cruel pero se conoce como diabolismo porque creen en el diablo”, dijo.

Aunque él no se considera fan del metal, recomienda la banda de música satánica Jacula que es rock progresivo y que habría influenciado a la famosa banda Pink Floyd.

“El satanismo no es matar animales, no es matar personas, al contrario amamos a los animales, a las plantas porque ese es el contacto mágico que tenemos con la naturaleza”, comenta Ilich.

 

Satanistas, los que se rebelan contra Dios

El teólogo, filósofo y periodista cristiano, Alberto Villasana nos da su punto de vista. Dice que “los satanistas son  los que más creen en Dios, pero los que se dedican a ofenderlo y a negarlo”.

Nos da el significado de ateísmo como “Satanás, primer ángel creado por Dios que se rebeló”.

Villasana dice que con el simple hecho de tener en nuestra mente el concepto de Dios ya existe, sin embargo lo que sí puede decirse es “no acepto” y “odio”.

El tres veces ganador del Premio Nacional de Periodismo en México también afirma que el diablo, Satanás y Lucifer son el mismo, siendo el primer ángel que protestó contra Dios y el más grande de los ángeles caídos.

Contrariamente, La Vey afirmaba que Satán era únicamente “un símbolo más que un ser antropológico, aunque muchos miembros de la Iglesia de Satán, místicamente inclinados, prefieren pensar en Satán en una forma muy real y antropomórfica”.

Al respecto, Ilich Luna afirma “nosotros no desalentamos esto, debido a que nos damos cuenta que para muchos individuos una imagen, una bien forjada imagen de su mentor o su divinidad tutelar, es muy importante, para conceptualizar ritualmente”. Sin embargo para Luna, Satán simbólicamente es el maestro, el informante de los porqués y los por los cuáles del mundo, tal y como lo mencionaba La Vey.

El satanismo no es una religión egoísta, sino que se basa en la honestidad y en la verdad, no como lo pinta La Vey en la biblia satánica, enfatizó Luna.

 

Satanás es igual que el diablo

El cura Giovanni de la parroquia María Inmaculada, en el sur de la Ciudad de México, explica que la presencia de una iglesia satanista en México es una descristianización de la sociedad.

“La difusión es un plan satánico”, comenta el párroco. Algunos se ven involucrados con esta religión, por conciencia, otros por superficialidad, o por querer desmentir a la religión católica, aseveró el padre.

“La disgregación social conlleva al satanismo”, afirma Giovanni. El cura menciona que acercarse al satanismo es una de muchas maneras en que la gente tapa las heridas que tiene y al no estar acompañados cae en malas manos.

“El que no haya educación religiosa familiar y no se conozca la raíz del mundo impulsa a las personas a jugar con realidades del mal y los vuelven esclavos”, explicó el padre italiano.

“Lástima” es el único sentimiento que el cura dice tener, al saber que hay personas que acuden a sectas satánicas, ya que éstas les destruyen la vida.

El padre Giovanni también habló un poco de diablo y mencionó que si Dios es amor, por lo tanto el mal es una rebelión. “El demonio es una criatura de Dios que se ha revelado, que no aceptó la carne (el humano). Todas las tesis demoníacas tienen un desprecio por la carne, por lo tanto las violaciones, rituales y sacrificios son desprecio a la carne, es decir, utilizar al otro por un placer mío.

Para Ilich Luna, el satanismo es la religión de la libertad pero no de libertinaje, deja muy claro que no se adora al dios del mal (el diablo) y que al ser satanista no significa ser ateo, ya que eso es negar que existe un dios “tú eres tu propio dios, por lo tanto el satanismo no puede ser ateo.

“Primero existes tú, se cree en uno mismo y después en el resto de las personas. El satanismo es amor, unión, aceptación y libertad”.

Para Ilich Luna el poner una iglesia satanista no ha sido tarea fácil; sin embargo, a su modo de ver, las ideas erróneas que se tiene acerca de esta religión no les ha impedido crecer.

Falta ver si pronto logra conseguir el permiso de la Segob para oficializarse como religión.

 

 

 

 

 

Comments

comments

Entrada Relacionada

Deja un comentario

Logo_CUUM

Intersecciones es un espacio digital de entrenamiento periodístico para los estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades. | No se hace responsable de la autoría de los artículos, así como de las posibles o diferentes opiniones, debates o críticas originados por los mismos, siendo en todo caso única y exclusivamente responsabilidad del propio autor. De igual forma, no se hace responsable de la posible violación de derechos de autor aunque previamente será verificada la publicación del material y contenido sugerido en otros medios. | Campus de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Plataforma educativa sin fines de lucro. Powered by Muv