• Sábado, 19 agosto 2017

Las voces de los que se quedan. Jalpan de Serra: Migración de ida y vuelta

Por Diana Higareda, Jesús Alejandro Sánchez y Ana Martínez

Cuando el señor Edmundo se fue por primera vez a Estados Unidos en 1984, fue en búsqueda de una mejor vida para su familia. En ese año, las oportunidades laborales en Jalpan de Serra, Municipio de Querétaro, eran nulas. Juntó 10 mil 500 pesos y en compañía de su hermano emprendió el viaje en camión hacia la frontera.

El intento de llegar al otro lado no resultó, fue sorprendido por las autoridades y deportado. Sin dinero, Edmundo tuvo que regresar a su casa caminando y pidiendo aventón por dos días.

 Jalpan de Serra, famoso por sus dos Misiones Franciscanas declaradas por la UNESCO patrimonio cultural de la humanidad, fue nombrado “Pueblo Mágico” en 2011 por la Secretaría de Turismo.

Sin embargo Jalpan es también  el noveno lugar de 18 municipios a nivel estatal, con mayor rezago social y marginación, en donde el 18.2% de la población vive en pobreza extrema, según un informe del INEGI, lo que genera la dinámica migratoria.

Hay cuatro factores que convergen en la migración: la familia, la economía, el factor político y el ámbito cultural. De acuerdo con Patricia Román, en su libro Familia y Migración,  “la migración es una estrategia de supervivencia y desarrollo que a menudo denota las condiciones deplorables de empleo en las que se encuentra un país, así como la necesidad de las familias de maximizar su ingreso”.

La familia Valdelamar Peña es un ejemplo de ello. Ángel y Vicky, hijos mayores de don Edmundo y doña Crescencia quedaron a cargo de su madre cuando su padre se fue a Estados Unidos. Ambos tenían que ayudar a su mamá, que se encontraba embarazada de un hijo que no vería a su padre hasta su primer cumpleaños. Don Edmundo se fue a Estados Unidos porque sus hermanos, quienes ya vivían ahí, lo convencieron de migrar.

Las familias producidas por esa migración temporal viven separadas, no obstante son capaces de crear vínculos que permiten que sus miembros se sientan parte de una unidad y perciban su bienestar desde una dimensión colectiva, a pesar de la distancia física. A este tipo de familias Bryceson y Vuorela las denominan “familias transnacionales”.

Las personas que se quedan reconocen el costo social de la ausencia y el migrante adquiere el compromiso con los suyos para proveer recursos y mejorar la calidad de vida en beneficio de todos, algo que queda patente en los reproches y gratitud que los hijos de Edmundo sienten hacia él.

Dentro de la dinámica cultural que la familia genera se incluyen hábitos como llamadas telefónicas, envío de cartas y de dinero; así como las visitas esporádicas que se vuelven fundamentales para fortalecer los vínculos familiares y fomentar los lazos afectivos.  No obstante las relaciones a distancia tienen a menudo un gran coste emocional y psicológico, derivado de crecer lejos de una figura elemental como es el padre.

La psicóloga Rocío Hernández Lara, profesora de la Universidad del Valle Atemajac Querétaro, afirma que se pueden desarrollar algunos problemas de personalidad, principalmente en los niños, cuando se ausenta la figura masculina.

También pueden presentarse casos de depresión reflejados en conductas rebeldes, negativas, apáticas o en el desempeño escolar de los menores. Sin embargo agrega que en una cultura que ha desarrollado la figura del migrante como parte del imaginario popular.

Los menores entienden que “el papá se fue porque busca un bienestar para la familia, aunque esté lejos, y lo pueden ver desde otro punto de vista, no como un abandono sino como una protección”, dice Hernández Lara.

El impacto cultural y la dinámica que se genera en este ámbito a raíz de la migración, se ha visto reflejado en Jalpan en lo que desde hace seis años se denomina “La caravana del migrante” y “El día del paisano”.

Tras la desaparición de dos camiones con migrantes, provenientes de la Sierra Gorda, se decidió crear un proyecto que garantizara la seguridad de los migrantes que regresan a su casa para celebrar las fiestas decembrinas. Así nace la Caravana del Migrante, la cual se convirtió en una tradición desde 2009, de acuerdo a Juan Fernando Rocha Mier, fundador de esta, y que se ha alimentado por la iniciativa privada y las familias de los migrantes.

Este impacto se extiende también al ámbito religioso y las creencias que la familia adopta con la finalidad de encomendar a sus familiares a un poder supremo que les permita mantener la esperanza: Santo Toribio Romo.

Respecto al impacto económico, Querétaro se encuentra en el lugar número 20 de 31 en cuanto al monto de remesas percibidas para el tercer trimestre del año 2015, con un monto de 345.9 millones de dólares.

Según el presidente municipal de Jalpan, Saúl Trejo Altamirano, “el municipio ha dejado de percibir más de 3 millones de dólares en remesas (…) especialmente porque ahora son familias enteras las que migran a la Unión Americana y ya no hay retorno de dólares”.

No obstante el caso de las remesas sigue siendo importante. El debate gira en torno a si estas impactan realmente en el desarrollo de la economía del municipio al que ingresan; razón por la que el gobierno ha puesto en marcha programas como el  3×1, a cargo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que “por cada dólar que aporta el migrante para un proyecto productivo privado o social, el Estado, a través de diversas instancias locales, estatales y federales, aporta otros dos o tres dólares.”

Dado que los migrantes se van para mejorar sus condiciones de vida, las remesas se destinan al consumo inmediato para satisfacer las necesidades básicas de la familia, por lo que no hay una inversión para el desarrollo comunitario.

En Jalpan viven 25 mil 550 personas, según el último censo del INEGI de 2011, de las cuales  12 mil 192 son hombres y 13 mil 358 mujeres.

“A partir de 1962, Jalpan inició un desarrollo sostenido, al lograr la introducción de infraestructura y servicios básicos como: carretera, caminos, puentes, energía eléctrica y agua potable”, indica la página del gobierno estatal.

Sin embargo, la realidad después de 53 años es que de cada 100 viviendas en Jalpan, 5 tienen piso de tierra, 43 cuentan con agua entubada y 85 con drenaje.

La marginación y las viviendas en malas condiciones se relacionan con los pocos ingresos económicos de las familias en el municipio, lo que frena su acceso a una mejor calidad de vida, como sucedía con la familia Valdelamar. Los pocos ingresos que reciben las familias se relaciona también con el nivel educativo de la población y las oportunidades laborales.

Vicky Valdelamar y el Señor Edmundo dicen que en Jalpan las personas que no tienen estudios sólo pueden desempeñarse en actividades de construcción, choferes privados o en el comercio local. Aunque reconocen la existencia de programas para ayudar a las personas a terminar su preparatoria en línea, estos no son exitosos, dado que las personas prefieren invertir su tiempo en ganar algo de dinero que en concluir sus estudios, por lo que migrar es la opción más fácil.

En Jalpan el nivel educativo promedio de la población mayor a 15 años es básico, lo que indica que la mayoría de la población tiene concluida solamente la primaria. Mientras que, de acuerdo al censo del INEGI en 2011, por cada 100 personas hay,  14 que no tienen ningún tipo de grado escolar.

El rezago educativo y las malas condiciones de vivienda impactan en la vida de las personas y promueven la migración, muchas veces legal pero también ilegal. No obstante el mayor impacto del fenómeno migratorio es en el ámbito familiar y la modificación de la dinámica cultural, que en el caso de la familia Valdelamar se traduce en que después de 30 años, tanto reproches, como agradecimientos y creencias religiosas convergen en las prácticas sociales y culturales de la familia.

Comments

comments

Entrada Relacionada

Deja un comentario

Logo_CUUM

Intersecciones es un espacio digital de entrenamiento periodístico para los estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades. | No se hace responsable de la autoría de los artículos, así como de las posibles o diferentes opiniones, debates o críticas originados por los mismos, siendo en todo caso única y exclusivamente responsabilidad del propio autor. De igual forma, no se hace responsable de la posible violación de derechos de autor aunque previamente será verificada la publicación del material y contenido sugerido en otros medios. | Campus de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Plataforma educativa sin fines de lucro. Powered by Muv