• Miércoles, 21 agosto 2019

Las Vías: de la basura al olvido

Por Andrea Rodríguez Plata y José Pablo Díaz Iñurrategui

Ciudad Nezahualcóyotl, 28 de noviembre de 2014.

Fotografía por Antonio Sánchez.

Fotografía por Antonio Sánchez.

“La vida aquí en Las Vías es algo difícil. Difícil por la tierra, la basura; todo, en general. Pasan las carretas y nos tiran basura y tenemos que estar al pendiente porque no hay que dejar que se amontone más. Nos falta mucho todavía. Como asentamiento, no tenemos garantías de nada porque en cualquier momento igual nos pueden sacar. Esto es difícil, la verdad. Es difícil porque está uno con la pena de que en un momento nos digan: saben qué, van pa’fuera. Ya llevamos 14 años y hasta ahorita, dos veces nos han querido sacar.”

Las coordenadas de latitud son 19.405818, y las de longitud son -98.987052; las mismas que las del Estadio Neza 86. Exactamente ahí se encuentra Las Vías, en la colonia Esperanza, Nezahualcóyotl, Estado de México. Para llegar hay que hacer un largo recorrido. Desde el sur de la Ciudad de México hasta allá se hacen, aproximadamente, dos horas de camino. En la estación de metro Pantitlán hay que tomar la línea tres del Mexibus, dirección Chimalhuacán, y bajarse 16 estaciones después, en Las Torres, pasando la estación Bordo de Xochiaca. Una vez ahí, hay que caminar durante 20 minutos a lo largo de las vías del tren hasta llegar a la comunidad. Desde que se abren las puertas del Mexibus, el olor a basura y desechos que impregna la zona, se hace presente.

120 familias que viven entre basura, desechos y un canal de aguas negras

Como declara Juanita, habitante de la comunidad, la vida en Las Vías es difícil. El asentamiento es relativamente nuevo; los habitantes más recientes han vivido ahí durante siete años, mientras que los más antiguos llevan casi 14 años. Los primeros pobladores llegaron en 2007, después de haber sido desalojados de un predio donde se construyó el complejo deportivo y comercial Ciudad Jardín. En un principio fueron reubicados en la Calle 7, pero al ser parte del Distrito Federal, fueron desalojados. Finalmente, se instalaron en Las Vías. La comunidad está conformada por aproximadamente 120 familias; las casas son habitadas por entre 2 o 3 familias.

La zona donde se encuentra la comunidad es utilizada como tiradero de basura de las colonias cercanas. Debido a esto, la estructura de vida de sus habitantes gira en torno a los desechos. Para las familias de Las Vías, la recolección de basura y la venta de desperdicios es una de las actividades principales. La comunidad es, casi en su totalidad, una de pepenadores. Viven entre la basura y a escasos metros de un canal de aguas negras. Algunas mujeres de la comunidad trabajan como empleadas domésticas y los hombres, como ayudantes de albañil.

Los niños, quienes representan el mayor número de habitantes en Las Vías, sufren las consecuencias de vivir entre la basura. El acoso escolar que reciben, tanto por parte de los compañeros, como por los maestros, expone un problema de falta de tolerancia. Diariamente son hostigados por vivir en la comunidad donde viven. Dicho hostigamiento es el resultado de vivir en ese lugar; a los niños los molestan porque huelen a basura.

Mariana Borja, voluntaria de la organización TECHO, acude todos los domingos a Las Vías para brindar apoyo a la comunidad. Como ella asevera, la población que habita ahí es una que no tiene arraigo a ningún territorio y mucho menos una relación comunitaria consistente. Estas poblaciones se conocen como poblaciones flotantes. De acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO), una población flotante es aquella que se traslada de un lugar a otro y se encuentra en un momento dado en un lugar (sin importar el tiempo que lleve viviendo en el mismo), pero cuyo lugar de residencia habitual es otro. Además, se amplía el concepto al tomar en cuenta el uso del territorio por parte de la población.

Carencias, riesgos y violencia en Las Vías

Fotografía por Antonio Sánchez.

Fotografía por Antonio Sánchez.

Las problemáticas se dan, tanto al interior de la comunidad, como al exterior de ésta. Hace un par de años, hubieron unos incendios donde gran parte de la población perdió sus documentos de identidad; no hay actas de nacimiento, no hay credenciales de elector; es una población que no puede acceder a todos los programas de desarrollo social más elementales. En cuanto a política pública, Las Vías está invisibilizada. Existen numerosos problemas de salud, ocasionados en parte por la acumulación de basura y por la escasa distancia que hay entre las casas y un canal de aguas negras. Ante la falta de documentos, estos problemas no pueden ser atendidos por el Seguro Popular.

La infraestructura del lugar es deficiente; casi todas las viviendas tienen piso de tierra, paredes y tejados de desechos; no cuentan con acceso al agua ni a la electricidad.  Algunas casas captan agua de lluvia y las demás la acarrean de una llave pública o pipa. En cuanto a la electricidad, la obtienen colgándose de los cables de las colonias vecinas.

Por su parte, las vías del tren representan un riesgo para los habitantes de la comunidad. Alrededor de 11 metros son los que separan a las casas de las vías. La circulación de los trenes se da por lo menos dos veces al día; se han generado numerosos accidentes por este motivo.

Al interior de la comunidad hay dos liderazgos que están en constante tensión: el de don Fernando y el de la señora Juana. Cada uno es líder de uno de los extremos del asentamiento, mismo que es dividido prácticamente por la mitad. La señora Juana ejerce un liderazgo violento, lo que ocasiona numerosos problemas y agresiones; hay personas que han sido incluso expulsadas de la comunidad por problemas con ella. “Entre vecinos siempre hay problemas, pero como todo, se llega a arreglar”, afirma Juanita, quien vive en el extremo liderado por Don Fernando. 

“De lo que sale de la basura voy sacando para mi familia”

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Como se mencionó anteriormente, la zona se utiliza como el tiradero de basura de las colonias cercanas, motivo por el cual la vida de los habitantes gira en torno a los desechos.

La principal actividad económica de las familias de Las Vías es la recolección y venta de desperdicios; es una comunidad compuesta casi en su totalidad por pepenadores. Viven literalmente entre los desperdicios, lo que ocasiona diferentes problemas de salud, mismos que no pueden ser atendidos, ya que ante la falta de documentación, los pobladores de las Vías no pueden acceder al Seguro Popular.

Los vecinos de las colonias aledañas vienen y tiran su basura en las Vías, generando una relación muy tensa, y que en ocasiones desemboca en sucesos violentos con los pobladores de la comunidad.

Cesario, quien lleva seis años viviendo en la comunidad, se mantiene vendiendo las “chacharas” que recupera de entre los desperdicios. Cuenta con el día a día, y en palabras suyas “a veces hay y a veces no hay. De lo que sale de la basura voy sacando para mi familia”.

El ingreso promedio de un pepenador gira alrededor de los 16 pesos al día; si se toma en cuenta la participación de una familia de cuatro integrantes, se están generando alrededor de dos mil pesos mensuales por hogar. De hecho, una de las principales razones por las que se formó esta comunidad, es porque las rentas en Nezahualcóyotl van de los dos mil a los tres mil pesos mensuales.

La gente va a Las Vías a tirar todo tipo de cosas; basta con caminar unos metros para encontrarse con zapatos viejos, equipo electrónico descompuesto, muebles dañados, muñecas mutiladas, perros muertos, entre muchas otras cosas. Alberto Valle, un comerciante y habitante de Las Vías, comenta que en ocasiones han venido a tirar bolsas con personas descuartizadas, “hablo de personas, no de perros, a los perros no los traen en bolsa, agarran y los echan al canal. Los que vienen en bolsa negra grande, esos son cuerpos”, afirma don Alberto.

Pobreza extrema: el foco rojo de México

Las Vías no es un caso aislado en México; sólo en el Estado de México, 53 mil personas viven en condiciones de pobreza extrema. Si cada comunidad estuviera conformada por 100 personas, habrían 530 “Las Vías” y eso es sólo en un estado.

 En México, existe una metodología multidimensional de la pobreza que desarrolló el CONEVAL, que es quien se encarga de realizar mediciones de pobreza y de diseñar los procedimientos para entender el origen de esta situación. El CONEVAL propuso de manera adicional al ingreso, ponderar el acceso o el ejercicio de seis derechos sociales. Estos son la educación, la salud, la seguridad social (que de hecho es el derecho social menos ejercido en el país), la vivienda, los servicios de la vivienda y el sexto y último es la alimentación. Una persona se encuentra en situación de pobreza multidimensional cuando tiene un ingreso inferior a la línea de bienestar económico y además tiene una o más carencias de derechos sociales.

Gráficamente, si entendemos la metodología multidimensional de la pobreza, en el eje de las y’s es donde se mide el tema del ingreso; en el eje de las x’s, es donde hablamos del acceso a derechos sociales. Por su parte, tenemos la línea de bienestar económico que se compone de dos factores: la canasta básica alimentaria y la canasta básica no alimentaria. Así, es posible que alguien tenga un ingreso inferior a eso, y si además no ejerce algún derecho, deviene la pobreza.

Asentamientos urbanos: la manifestación de un sistema agresivo

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

A lo largo del tiempo, las ciudades han representado prosperidad económica; hay industria, y hay oportunidades donde la gente puede trabajar. Durante muchos años, al existir esta oferta laboral, la gente se ha ido acercando a las ciudades, tal y como es en el caso de Ciudad Nezahualcóyotl.

La mayoría de las personas que migran a las ciudades no tienen las posibilidades económicas como para rentar una casa y caen en la necesidad de asentarse en la periferia urbana. Éste es un proceso que se ha dado desde hace cinco generaciones. Los asentamientos urbanos son lugares donde la gente vive en condición de vulnerabilidad; lugares donde hay pisos de tierra y techos y paredes de lámina.

“Los asentamientos urbanos en situación de pobreza son la máxima manifestación de un sistema que no funciona. Digamos que la persona que vive en los asentamientos, constantemente ve enfrente todas las oportunidades que no puede tener; un coche, una casa, un trabajo. Lo golpea el sistema todo el tiempo, y luego nos preguntamos por qué esa persona es violenta. Es un sistema que es agresivo en todo sentido”, denuncia Jorge Corral Linares, director ejecutivo de Techo México, asociación que trabaja para solventar la  pobreza en Las Vías.

Ciudad Nezahualcóyotl es una representación del sueño que miles de personas han seguido en busca de una mejor vida. Desde hace aproximadamente 50 años, personas de todo el país han llegado a Neza en busca de las oportunidades laborales que ofrece su cercanía con la Ciudad de México. Hoy en día, Ciudad Nezahualcóyotl cuenta con más de un millón de habitantes, de los cuales 463 mil viven con al menos una carencia social y con ingresos inferiores a la línea de bienestar. Tal es el caso de las casi 120 familias que viven en Las Vías, que sobreviven el día a día de la recolección de basura que la gente de las colonias aledañas tira allí.

De acuerdo a la última evaluación del CONEVAL, siete de cada diez personas en situación de pobreza habitan en las ciudades. En total 36 millones de personas se concentran en los asentamientos urbanos, enfrentándose diariamente a numerosas carencias y rezago social.

El clientelismo y la regularización que no llega

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

La gente de Las Vías ha sido sujeto de un constante clientelismo; les prometen que les van a ayudar a regularizar su tierra a cambio de algunos votos, entre otras promesas. Al final nada se resuelve; no existe una ley que pueda fomentar la regularización de sus terrenos.

El señor Alberto Valle, puntualiza al respecto: “estamos fuera de cualquier tipo de servicio y de cualquier mejoría en la comunidad porque el gobierno de Nezahualcóyotl no te apoya ya que es una zona irregular; a pesar de que este lado de las vías pertenece a Ciudad Neza. No te ayudan en nada; vienen te dicen, te regalan una despensa para que votes por algún candidato. Sin embargo, es mucha la necesidad para lo que nos otorgan”.

Las Vías de la Esperanza

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Fotografía por José Pablo Díaz Iñurrategui.

Las Vías no es el único foco rojo dentro de la sociedad mexicana. Según las estadísticas al 2012, aproximadamente 11.5 millones de personas en México viven en situación de pobreza extrema, lo cual representa el 9.8% del total de habitantes en el país. Asentamientos urbanos como Las Vías se dibujan, dentro del contexto social mexicano, como un síntoma de nuestros sistemas políticos, económicos y sociales. Encontrar a casi 120 familias que viven entre la basura puede parecer un problema minúsculo, pero esas 120 son sólo una pequeña rebanada del pastel que representa a la pobreza extrema en México.

Ese 120 es la manifestación que demuestra que algo no está funcionando. La exclusión social, por encima de la inclusión, se presenta como la prueba fehaciente de que el mexicano es, en palabras de Jorge Corral, “un sistema agresivo en todo sentido.” Y es justamente esa agresividad la que termina por cooptar casi todas las esferas sociales en el país y que, a la larga, actúa en detrimento de poblaciones como Las Vías, cuya característica principal es la vulnerabilidad con la que hacen frente a las contrariedades en las que se hunde la nación.

Aún así, la esperanza es lo último que muere. “Mucha gente piensa que este lugar, como está a orillas del municipio, está muy feo. Pero poco a poco yo creo que con el tiempo, vamos a ir logrando que se vea un poco mejor”, subraya Juanita. Y es que es poco a poco como se llega a mucho. Organizaciones como TECHO, son prueba de ello. Son directivos, como Jorge Corral o voluntarios, como Mariana Borja, los que demuestran que la inclusión social en México es factible. Los esfuerzos que se deben emprender para lograrlo son grandes pero no inalcanzables.

TECHO es una organización que ya ha reaccionado ante las carencias de esta comunidad; se han construido algunas viviendas de emergencia y para el 2015, se pretende construir más. Por su parte, la Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl, a espaldas de la cual se encuentra Las Vías, ha brindado apoyo también. Hace algunos años, instalaron extensiones de tuberías que actualmente, suministran agua a la comunidad.

Además, TECHO implementará un plan de educación para los niños de la comunidad, los cuales representan la mayor parte de la población. Aunado a esto, existen planes como el de fomento productivo, que busca enseñarle a los habitantes de Las Vías oficios que les permitan generar y explotar capacidades, que a la larga se reflejarán en una mejor calidad de vida. Intervenciones como estas no son sencillas y requieren de estudios previos y tiempo; aún así, se están emprendiendo acciones. Son esas acciones las que reflejan un genuino interés por formar parte activa del mejoramiento de la sociedad. Y es que, para mejorar a México, la pasividad sale sobrando. Hay que actuar.

 VIDEOREPORTAJE: https://www.youtube.com/watch?v=fp0U_6VqifE#action=share

Comments

comments

Entrada Relacionada

Un Comentario

  1. claudia
    03/12/2014 at 12:25 pm Responder

    No hay razón de usar mayúsculas en el titular. Corregir por favor.

Deja un comentario

Logo_CUUM

Intersecciones es un espacio digital de entrenamiento periodístico para los estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades. | No se hace responsable de la autoría de los artículos, así como de las posibles o diferentes opiniones, debates o críticas originados por los mismos, siendo en todo caso única y exclusivamente responsabilidad del propio autor. De igual forma, no se hace responsable de la posible violación de derechos de autor aunque previamente será verificada la publicación del material y contenido sugerido en otros medios. | Campus de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Plataforma educativa sin fines de lucro. Powered by Muv