• Sábado, 19 agosto 2017

Fábrica de artistas K-Pop

Por Hideliza Cruz

Lo que importa es sentir la música. No importa del lugar que provenga, quien la cante o como lo haga; lo principal es que te mueva y te impulse a hacer algo que tal vez nunca hayas hecho: bailar.

El K-Pop

Korean popular music o más conocido como K-Pop (abreviación en inglés) es un género musical de Corea del Sur originado a principios de los años noventa con influencias de diversos estilos musicales como el hip hop, R&B, rap, música electrónica e incluso rock.

Desde los años sesenta la música coreana empezó a combinarse con estilos occidentales, pero no fue hasta los noventa que se implementó una formula ya conocida para crear nuevos artistas: el concepto “boy band”, visto por primera vez en Estados Unidos con los Jackson 5, pero consagrada con la llegada de los Backstreet Boys quienes se ganaron la fama de ser la “boy band” más exitosa de todos los tiempos.

Mientras tanto, en Corea surge el grupo Seo Taiji and Boys en 1992 y marca una nueva generación de música. Para 1995 el cantante, productor y empresario Lee Soo Man funda una de las más famosas compañías o “fábrica de artistas” en la industria musical coreana llamada SM Entertainment. Después nacen otras empresas como YG Entertainment fundada por Yang Hyun Suk en 1996 y JYP Entertainment fundada por Park Jin Young en 1997. Las tres empresas se convirtieron en líderes del entretenimiento nacional.

En 1999 periodistas de Pekín llamaron “Ola Coreana”, “Hallyu Wave” o en inglés “Korean wave” al impacto que Corea del Sur estaba transmitiendo a todo el continente asiático. Esto no sólo incluía a la música, sino también a los “dramas”, algo parecido a lo que se conoce en México como novelas o series en otros países occidentales. Sin embargo sus características distintivas fueron las que ayudaron a su expansión mundial.

Corea del Sur innova la industria musical

Corea del Sur desarrolló un nuevo concepto en el mercado musical para debutar a artistas, en el cual no sólo debes cantar bien o lucir bien. Para convertirse en un artista o un K-Pop idol, es necesario estar empaquetado con las mejores características y es por ello que el aspirante tiene que pasar por un proceso de creación a veces muy largo y costoso.

El baile es una parte vital en una canción de K-Pop, coreógrafos nacionales e incluso internacionales participan día a día, mes con mes y año con año en el desarrollo de bailes específicos para cada grupo que saca una nueva canción.

“Los Espejos” Foto por Hideliza Cruz

“Los Espejos” Foto por Hideliza Cruz

En Corea el artista no se queda con un éxito durante años, los más exitosos en la actualidad sacan tres álbumes o mini álbumes al año, lo que significa que se producen aproximadamente 30 canciones para un solo grupo, lo que un artista en otro país no haría ni en un año. En cada álbum el grupo debe crear un nuevo concepto, una nueva coreografía que presente sus mejores canciones y esto provoca una exigencia mayor por el público. Siempre se espera algo nuevo y que supere expectativas. Es un mercado competitivo en el que se tiene que sobrevivir año con año.

Captura infogra

Las personas han cambiado costumbres gracias al impacto de la globalización. Muchos fans del K-Pop buscan una forma de hacer parecer su vida como la de toda una población del otro lado del mundo. En Corea tienen toda una cultura de la belleza que trata de llegar a la perfección utilizando métodos que van desde el maquillaje o una crema para aclarar la piel, hasta la cirugía plástica, una especialidad médica de gran popularidad y polémica en el país.

La globalización ha convertido al K-Pop en una forma de vida. El baile aunado a la música lleva a los fans a crear lo que se le conoce como “dance cover”, una práctica que consiste en aprenderse las coreografías de los grupos K-Pop y en ocasiones subirlas a plataformas como YouTube. Los fans crean sus grupos y escogen un nombre con el que serán reconocidos en internet, bailando coreografías expuestas en videos musicales o shows en vivo de los grupos originales. Si se busca la palabra “dance cover K-Pop” en YouTube, aparecerán alrededor de un millón 50 mil de resultados, una cantidad que va en aumento.

El hacer dance cover va más allá de solo bailar, hay gente que ha depositado sus sueños y busca ser algo más que un simple fan. Muchas personas que se han vuelto conocidas en YouTube hacen blogs sobre sus experiencias en relación al dance cover, como su participación en eventos e incluso audiciones a compañías surcoreanas en busca de un lugar en ese mundo artístico tan demandante y sin duda discriminatorio; porque aunque la globalización del K-Pop esté en aumento, es casi imposible que una persona de rasgos occidentales entre en un grupo surcoreano.

Grupo School Beat ensayando. Foto por Hideliza Cruz

Grupo School Beat ensayando. Foto por Hideliza Cruz

El K-Pop crea todo un mundo para los fans de este género. Los integrantes de estas bandas invitan a la gente a que conozcan sus vidas por medio de los programas de variedad que ha creado la industria del entretenimiento. De esta forma no sólo ven cantar sino en talk shows en donde hablan sobre su vida personal y en múltiples reality shows en los que ponen a prueba sus conocimientos o sus aptitudes físicas. Dentro de los eventos en donde tiene contacto directo con los seguidores, hay un trato diferente y esto ha provocado que la gente alrededor del mundo se haya enganchado con esta nueva forma de entretenimiento.

El K-Pop y el dance cover en la Ciudad de México

En la Ciudad de México los primeros fans del K-Pop se dieron a conocer en 2011 con una marcha a la que le siguieron otras, todas con el fin de mostrar la presencia activa de los fans y la unión entre ellos, así como invitar a otras personas a que participaran en sus grupos.

Dos integrantes del grupo dance cover llamado K2UTYS, Areli y Yuko, cuentan los orígenes del lugar conocido como “Los espejos” que son unos vidrios que se encuentran en el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, justo al lado del Museo de Memoria y Tolerancia, en el corazón de la Ciudad de México.

Areli menciona que eran las únicas que ensayaban en ese lugar por su tranquilidad. Sin embargo una vez que se empezó a correr la voz entre los grupos dance cover, se volvió un lugar especial para bailar K-Pop. Incluso se puede encontrar un grupo en Facebook específico del lugar que anuncia eventos, reuniones y noticias.

El lugar se encuentra detrás de la Secretaría de Relaciones Exteriores, se volvió un lugar muy escandaloso por lo que llegó el momento que todos temían; los quitaron del área techada donde se podían reflejar como si fueran espejos de verdad y ahora ensayan en la parte de abajo donde hay sol.

Los artistas de K-Pop son considerados productos de perfección física y talento casi inalcanzable, razón por la que se generan preguntas como: ¿Por qué el K-Pop le gusta a la gente, a las jóvenes occidentales? ¿Es un gusto por el físico de un hombre asiático, por el baile o la convivencia?

Yuko dice que el K-Pop impacta mayormente a las chicas, sobre todo por la atracción que sienten hacia la nueva generación de belleza masculina en Corea.

El baile también es importante, son coreografías que vale la pena aprenderse, dice Yuko. Además el amor al baile y a bailar junto a un grupo que se vuelve como una familia, es lo esencial.

Areli y Yuko del grupo K2UTYS

Areli y Yuko del grupo K2UTYS

El consumo del K-Pop

El primer concierto oficial de K-Pop en la Ciudad de México fue el del cantante Junsu, integrante de la boy band JYJ presentando su material de solista, el 6 de septiembre de 2012 en el Auditorio Blackberry. Tuvo más de 3,500 asistentes. Meses después, el 28 de junio de 2013, llega el primer grupo surcoreano a la ciudad: U-Kiss, quienes inician una gira por Latinoamérica iniciando en Perú.

En total  se han presentado 10 conciertos en la ciudad y el tamaño de los lugares de los espectáculos varía según el éxito de la banda, apareciendo en el Pepsi Center en el World Trade Center o en la Arena Ciudad de México.

Por su parte, Nayelli, mejor conocida como Momo en el ámbito del K-Pop, es la directora de la página informativa de Facebook ‘Mi Asia Pop’ y es gracias al trabajo informativo que ha realizado los últimos años que se volvió especialista en el tema.

Momo inició su página hace cinco años, había mucho interés por descubrir más sobre el género y no había muchas páginas informativas que hablaran sobre la cultura o vida cotidiana en Corea del Sur. Fue una de las páginas pioneras en Facebook sobre K-Pop en la Ciudad de México y tienen ahora más de 36 mil seguidores.

El auge del K-Pop se debe al internet; el espacio en donde los fans consiguen discos y otras mercancías. El K-Pop ha abierto las puertas de negocios especializados en el consumo relacionado al género. Deja de ser una moda, se vuelve una forma de vida que invita a la gente a querer vivir como artistas o ciudadanos coreanos. Asimismo el consumo ha afectado a hombres y a mujeres; ahora los hombres pueden maquillarse para lucir mejor y cuidar su piel, algo que no se veía en el país.

El dance cover de México sigue siendo una actividad que es juzgada. Se considera algo bueno; es una forma de ejercicio, una forma de conocer gente y además ha permitido el surgimiento de talentos. Pero tiene su lado negativo; no hay futuro, aún no hay un impacto que permita algo más allá de un simple hobby.

El intercambio cultural

La embajada coreana y el Centro Cultural Coreano desde el 2012 organizan el evento mundial “K-Pop World Festival”, en donde elijen a los mejores grupos dance cover para viajar a Changwon y poder bailar en un escenario de ensueño. Este evento permite el intercambio cultural entre los países seleccionados.

En el Centro Cultural Coreano hay talleres de comida, música y deportes tradicionales para toda la gente interesada en la cultura. Lamentablemente el gusto por el K-Pop es mayor a comparación del gusto cultural. Momo dice que falta integración entre Corea y México; los fans tienen que interesarse más para que haya un intercambio mayor y la embajada o el centro cultural necesita mayor difusión e incluso mayores eventos.

Momo directora de Mi Asia Pop. Foto por Hideliza Cruz

Momo, directora de Mi Asia Pop. Foto por Hideliza Cruz

Más allá de la música

El K-Pop ha abierto puertas a restaurantes, cafeterías, tiendas de discos, entre otros. Lugares que se han vuelto primordiales para reuniones entre fans, grupos dance cover y hasta fans de grupos dance cover.

Hay dos restaurantes en el Distrito Federal, “The Ramen House” en la calle Río Tiber 71, lugar icónico para las fans donde incluso hay días para ir a bailar y otro, el “KP Ramyon” en la calle Praga 40, que acaba de abrir sus puertas y que seguramente se volverá de los más concurridos debido a su concepto.

Entrada a KP Ramyon. Foto por Hideliza Cruz

Entrada a KP Ramyon. Foto por Hideliza Cruz

Oswaldo Aguilar con apenas 34 años inaugura el restaurante “KP Ramyon” el 19 de septiembre de este año. Su idea es permitirle a las fans del género, un espacio donde se puedan sentir en confianza y disfrutar incluso con su familia.

Facebook es el medio del negocio para informar a los clientes sobre eventos, como la visita de artistas o los días temáticos de diferentes grupos K-Pop que celebra el lugar.

 Interior del lugar. Por Hideliza Cruz

Interior del lugar. Por Hideliza Cruz

El dance cover como una carrera

Existe un grupo en la Ciudad de México que logró salir de la denominación dance cover. Ellos son Re: On Soul, un grupo que ha estado activo desde el 2011, han tenido varios cambios de integrantes pero en la actualidad están estables y con un portafolio que admirar. Lograron bailar junto al grupo surcoreano BTS en el concierto “Music Bank en México” del 2014 en la Arena Ciudad de México, han abierto conciertos de Park Jung Min y NU’EST y el 5 de diciembre ofrecerán un concierto de beneficencia social.

Julián Jackson quien es integrante de Re: On Soul desde hace dos años y además es coreógrafo, bailarín, músico, cantante y director artístico, habla sobre el trabajo que ha llevado a Re: On Soul al reconocimiento, acompañado por Absol Park que también es integrante del grupo.

Julián dice que aún no consideran que tienen éxito. Tienen metas muy altas que aún no consiguen y lo que han logrado se debe a su talento y a las ganas de hacer las cosas. Se le da un nuevo enfoque a lo que hacían y se implementa una nueva forma de trabajo con los nuevos elementos que llegaron al grupo; aumenta la disciplina, se le da más seriedad, se aplican reglas que han permitido un concepto diferente al dance cover.

Re: On Soul profesionalizó lo que originalmente era un hobby para darse a conocer, ahora tienen fans y se han vuelto la inspiración de muchos jóvenes.

Ellos ya no se consideran un grupo dance cover porque adaptan lo original: editan la música, ponen sus propios pasos y es por eso que gustan hacer llamar a lo que hacen “Original K-Pop performance”, “Original Cover” o “Full Performance”.

 Julián Jackson y Absol Park, integrantes de Re: On Soul

Julián Jackson y Absol Park, integrantes de Re: On Soul

Los archienemigos del K-Pop

El K-Pop también ha sido target de muchos comentarios negativos. Se han creado clubs anti-fans, se han desarrollado páginas de humor negro como ‘Tortillería K-Pop’ o ‘Korean Flow’ que tienen más de 54 mil seguidores, en donde hasta las personas que hacen dance cover se ven afectadas. Pero ¿realmente esta negatividad está fundamentada?

Lucy del grupo dance cover Alpha Draco, tiene una opinión muy personal y válida al respecto.

Ella dice que es una forma de distorsión del arte por la combinación de idiomas y de ritmos; es una forma de innovación en la que se complementa la danza con el canto y las artes visuales.

Lucy, integrante del grupo Alpha Draco

Lucy, integrante del grupo Alpha Draco

El futuro del K-Pop

Las personas que participaron en este reportaje están de acuerdo con que el K-Pop como género musical tiene futuro, tiene mucho que dar y no fácilmente pasará de moda; es como si fuera una empresa gigante que necesita mantenimiento y buen control financiero, y sin duda Corea del Sur cuida muy bien de ella.

En cuanto al dance cover, los individuos que participan en él no le ven mucho futuro, porque hay más probabilidades de que se quede como un hobby por siempre y nada más. El caso del grupo Re: On Soul es diferente porque se han salido de lo ordinario y están tratando de desarrollar aptitudes para llegar a convertirse en un grupo aún más formalizado. ¿Qué sucederá con los demás que no han tenido tanta suerte?

Probablemente surjan oportunidades en el medio y esto permita que México se vuelva comercialmente activo en el mercado musical de una nueva forma. Mientras tanto el K-Pop seguirá siendo un género disfrutable, con sus pros y sus contras y con su característico color que fascina a tanta gente alrededor del mundo.

Comments

comments

Entrada Relacionada

Deja un comentario

Logo_CUUM

Intersecciones es un espacio digital de entrenamiento periodístico para los estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades. | No se hace responsable de la autoría de los artículos, así como de las posibles o diferentes opiniones, debates o críticas originados por los mismos, siendo en todo caso única y exclusivamente responsabilidad del propio autor. De igual forma, no se hace responsable de la posible violación de derechos de autor aunque previamente será verificada la publicación del material y contenido sugerido en otros medios. | Campus de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Plataforma educativa sin fines de lucro. Powered by Muv