• Domingo, 30 abril 2017

El antes y el después de la televisión abierta en México

Por Jorge Sánchez Martos

El principal medio de entretenimiento para la población mexicana es la televisión, sin embargo una gran parte de ella sólo cuenta con televisión abierta. Este medio lamentablemente estáen poder por un duopolio que carece de creatividad y de calidad, los productos que le dan al pueblo mexicano son absurdos, una verdadera burla para la inteligencia de un ser humano, todo es repetitivo y el valor de producción es realmente pobre para ser las únicas dos cadenas nacionales. Esto ha permanecido por muchos años, pero gracias a la nueva reforma de telecomunicaciones, lo que permitiódar una licitación más para una cadena de televisión abierta, puede terminar. Sin embargo la sociedad se pregunta: ¿Esto seráel principio de un verdadero cambio en el sector?

Dentro de las reformas que se han implementado en este sexenio, la que ha acaparado poderosamente la atención, es la de telecomunicaciones sobre todo porque en uno de sus apartados sentólas bases para que hubiera más participantes, que se traduce en mayor competencia en el mercado de televisión abierta.

Esto implicaba que el tan criticado duopolio televisivo en nuestro país (Televisa y Tv Azteca), tendrían otros competidores. Por mandato constitucional, el medio televisivo debería tener hasta cuatro participantes, hecho que obliga al Gobierno Federal a licitar dos nuevas cadenas de televisión abierta con cobertura nacional.

A partir de esta decisión, se sucedieron los siguientes eventos: el gobierno federal promulgóen el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 11 de junio del 2013 el decreto de la reforma en materia de telecomunicaciones, la cual precisa que:

1) El Estado garantizaráel derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, asícomo a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, incluido el de la banda ancha e internet. Para tales efectos, el Estado establecerácondiciones de competencias efectiva en la prestación de dichos servicios; 2) El Estado garantizaráa la población su integración a la sociedad de la información y el conocimiento, mediante una política de inclusión digital universal con metas anuales y sexenales y 3) Las telecomunicaciones son servicios púbicos de interés general, por lo que el Estado garantizaráque sean prestados en condiciones de competencia, calidad, pluralidad, cobertura universal, interconexión, convergencia, continuidad, acceso libre y sin injerencias arbitrarias.

Posterior a la Reforma Constitucional el poder legislativo se abocóa la elaboración de la ley secundaria, para lo cual, hizo consultas públicas y consensos entre expertos, el sector académico y los participantes en el departamento. Esto, antes de promulgar lo que a partir del 14 de julio del 2014 se imprimió en el diario oficial de la federación y que hoy conocemos como la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

México es un país del tercer mundo con aspiraciones a ser primermundista. Uno de los aspectos que más se le ha criticado y culpado por ser una barrera para no dar ese salto es no tener una mayor apertura en el sector de las telecomunicaciones y radiodifusión. Asimismo, el maridaje histórico, gobierno-televisión que se ha perpetuado en beneficio de los intereses políticos del primero y de los intereses económicos del segundo contribuye a las críticas nacionales e internacionales por no permitir una mayor competencia en el sector. Si bien con Tv Azteca se rompióel monopolio de Televisa, a los pocos años pasóa ser un duopolio, es decir, los mismo vicios y la misma “coincidencia de intereses”entre el Gobierno y los empresarios que tenían una concesión de televisión abierta por parte del mismo Gobierno.

Derivado de la presión interna y externa, el gobierno actual tuvo la voluntad de impulsar una mayor apertura en dicho sector y uno de los aspectos fundamentales de la reforma en telecomunicaciones fue el sentar las bases para licitar dos cadenas de televisión abierta con cobertura nacional.

Proceso licitatorio

Fue tal el interés que se dio a partir de este anuncio, que grupos empresariales muy importantes expresaron su intención por participar en dicho proceso licitatorio como: Grupo MAC que se asociócon El País, Grupo México de Germán Larrea, El Universal de Juan Francisco Ealy Ortíz, El Financiero de Manuel Arroyo, Estudio Tepeyac de Mario Vázquez Raña, Grupo Radio Centro de Francisco Aguirre y Cadena Tres de Olegario Vázquez Saldír.

Algunos de estos participantes generaron controversia, destacando a German Larrea y su empresa Grupo México, ya que en ese momento era miembro del consejo de administración de Televisa y era claro el conflicto de intereses que podría generarse si él hubiese sido uno de los ganadores. Al poco tiempo de conocerse su intención, renuncióa la silla que ocupaba en el consejo de administración de dicha empresa, no obstante la polémica continuó.

Si bien todos estos grupos expresaron su interés para participar, los únicos que llegaron a la parte final del proceso fueron tres: Grupo Radio Centro, Cadena Tres y Estudio Tepeyac.

Aproximadamente un mes antes de dar a conocer a los dos ganadores, Mario Vázquez Raña decidiósalirse del proceso y falleciendo poco después. Con este hecho, sólo quedaban dos interesados: Grupo Radio Centro y Cadena Tres. El proceso se tornópeculiar, pues el objetivo de concesionar hasta dos cadenas nacionales entre un grupo de interesados de diez es intrínsecamente muy diferente a un proceso de concesionar esas mismas cadenas nacionales de televisión entre sólo dos interesados. Las críticas de analistas, expertos, actores políticos, empresariales y regulatorios aparecieron inmediatamente. Muchos de ellos coincidían en que las bases de licitación definidas por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) no habían sido las más adecuadas, incluso se hablaba de que el proceso licitatorio tendría que suspenderse. Sin embargo el proceso de licitación siguiósu curso.

El IFT dio a conocer el 19 de marzo el nombre de los ganadores de las dos nuevas cadenas de televisión abierta que tendrían que empezar a operar en 2016. Dichos ganadores fueron los dos únicos participantes que quedaron: Grupo Radio Centro y Cadena Tres.

GRC se retira del juego

Independientemente de que habían sido asignadas dos cadenas de televisión entre sólo dos interesados, llamóla atención la diferencia en el precio ofrecido por cada uno de los ganadores. Mientras Cadena Tres ofreciómil 808 millones de pesos, Grupo Radio Centro ofreció3 mil 58 millones de pesos. Es decir Grupo Radio Centro ofreciómil 250 millones de pesos más que Cadena Tres. Una gran diferencia, sobre todo si se toma en cuenta que que ambas cadenas están buscando los mismos derechos.

A partir de ese momento las dudas acerca de que Grupo Radio Centro cumpliera con el pago al que se había comprometido fueron numerosas. Finalmente el 10 de abril de 2015, que era la fecha límite para hacer el pago de la concesión, GRC anuncióque no podría hacerlo, y con ello quedaba desierta una de las dos cadenas nacionales asignadas. La decisión anterior ocasionóque Grupo Radio Centro perdiera en favor del gobierno los 415 millones de pesos que había entregado como fianza de seriedad y que le dieron el derecho a participar en el proceso licitatorio.

De acuerdo con Jorge Sánchez Lazo, actual CEO de la Cámara Nacional de Telecomunicaciones por Cable (CANITEC), que aglutina a las principales empresas que prestan los servicios de telecomunicaciones en el país. La oferta económica que hizo Grupo Radio Centro reflejaba el plan de negocios que diseñaron. “Sólo ellos conocen las premisas sobre las cuales hicieron sus proyecciones. Sin embargo, es claro que desestimaron una variable fundamental y que consistía en que el número de participantes en el proceso de licitación se redujo drásticamente de ocho a tres y finalmente sólo quedaron dos”.

Llama la atención que continuaron considerando un precio alto para que les adjudicaran la cadena nacional de televisión pero “su oferta equivalía a casi cuatro veces el valor de referencia (830 mdp) fijado por el IFT y quizála falta de conocimiento y experiencia en este sector los llevaron a asumir un compromiso económico tan desproporcionado”.

Poco tiempo después, Grupo Radio Centro no pudo pagar su oferta y prefirióperder los 415 millones de pesos en lugar de seguir con el plan licitatorio. De acuerdo a Jorge Sánchez Lazo, esto se debióa dos razones:

“Primero, al conocerse que Cadena Tres obtuvo lo mismo por un monto menor en 40% a lo que ellos ofrecieron, sus parámetros financieros proyectados como son el periodo de recuperación, la tasa interna de retorno (TIR) y el valor presente neto (VPN)  eran inviables, puesto que tendrían que enfrentarse a dos expertos competidores establecidos desde hacer muchos años en el mercado (Televisa y Tv Azteca). Además, el nuevo competidor tendría estrategias comerciales más competitivas que ellos porque la inversión realizada sería sustancialmente menor. Y segundo, derivado de lo anterior, sus socios capitalistas decidieron retirarse ante la difícil expectativa de recuperar su inversión en los plazos originalmente proyectados. Ante este panorama, GRC buscódesesperadamente otros inversionistas sin lograr conseguirlos”.

Debe destacarse que la decisión de absorber esa pérdida ocasionóque el mercado “castigara”a la empresa al caer el valor de su acción en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en más de 26% en una sola jornada”, aclaró.

Ya con lo sucedido, el gobierno no volveráa licitar una cadena de cobertura nacional, “no tendría sentido, si lo hicieran aceptarían que se equivocaron en el proceso licitatorio anterior, sin embargo consideróque lo lógico es que liciten el espectro pero en frecuencias regionales lo cual atraería a más interesados con diferentes planes de negocio”, concluyó.

Nuevas y viejas expectativas en la competencia

La expectativa que generóla posibilidad de concesionar dos nuevas cadenas nacionales
de televisión abierta era directamente proporcional a la posible afectación de los intereses empresariales de los dos históricos participantes en este sector: Televisa y Tv Azteca. Podría decirse que incluso existía curiosidad por conocer cómo reaccionarían dichas empresas ante el mandato constitucional de incrementar la competencia en el sector de negocio que siempre habían protegido: “su”sector.

De esta misma forma, la población mexicana teme que Cadena Tres repita lo mismo que pasócon Tv Azteca cuando entrócomo segunda cadena de televisión nacional; en donde se tenía pensado que ésta nueva cadena de televisión nacional, en su época, fuera a tener una técnica de contraprogramación, misma que consiste en televisar programas totalmente destinados a televidentes con perfiles totalmente distintos a los de la emisora líder. Pero que terminóutilizando la técnica de antiprogramación, una programación destinada a televidentes con perfiles muy parecidos a los de la emisora líder.

Juan Antonio García Villa, cronista de béisbol y miembro de este deporte, escribióen un artículo para el periódico El Financiero, titulado: “Tip a las nuevas cadenas de TV” que “lo peor que pueden hacer los nuevos participantes en este mercado serácopiar, imitar al duoplio televisivo hoy existente. Para ganar audiencia y con ésta anunciante, tendrán que ser innovadores e imaginativos. Darse a la tarea de detectar quéquisieran y gustarían ver sectores importantes de la población, hoy ignorados y desatendidos”.

Para el CEO de la Canitec, el hecho de que haya sólo una cadena abierta en vez de las dos que se tenían previstas perjudica de manera directa al sector empresarial, ya que en lugar de cuatro ahora sólo habrátres competidores en un sector que fue dominado por un monopolio (Televisa) durante muchos años y después por un duopolio (Televisa-Tv Azteca) otros tantos años. “Los agentes económicos oferentes siguen siendo pocos y el más nuevo se enfrentaráa dos empresas fuertes y de sobrada experiencia; el que hubiese cuatro empresas compitiendo en el mismo mercado nivelaba el terreno de juego”, señaló.

El tener una nueva cadena de televisión abierta no necesariamente contribuye a que el sector sea de mayor calidad. “La ventaja es que habrámayor oferta, no sabemos si seráde mejor calidad en los contenidos, es más ni siquiera se sabe si serán contenidos nacionales o extranjeros lo cual, en mi opinión, deja al descubierto una de las deficiencias de la reforma constitucional y por lo tanto de la ley al no generar un marco legal que incentive la producción de contenidos nacionales, vaya ni siquiera se menciona algo al respecto”, puntualizó.

Por último, Jorge Sánchez se dice esperanzado de que Cadena Tres haga lo correcto y no pase lo que pasóhace unos años con Tv Azteca.

“Dejémoslo como que tengo el buen deseo de que no; espero que Cadena Tres se convierta en una alternativa en este mercado que se distinga por su innovación en lo que ofrece al mercado, que los diferenciadores sean reconocidos en el mercado por su calidad y no por repetir lo que sus competidores vienen haciendo desde hace muchos años.

Sólo el tiempo nos permitirásaber si la esencia de la reforma emprendida por el gobierno actual en este sector alcanzólos objetivos de apertura, calidad en contenidos y cobertura que se han venido señalando”, concluyó.

En busca del tesoro: el espectro radioeléctrico

En el sexenio de Enrique Peña Nieto se tuvo la voluntad política para licitar dos cadenas de televisión abierta con cobertura nacional y aunque sólo terminóasignándose una sola cadena, la sociedad mexicana se sigue preguntando por qué no se cumpliócon el objetivo gubernamental de tener otros dos participantes en el mercado de televisión abierta seis, 12 o 20 años antes.

Alejandro Navarrete Torres, quien encabeza la Unidad de Espectro Radio Eléctrico del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), se encarga de hacer el análisis y estudio técnico para la asignación del espectro radio eléctrico a los interesados en ofrecer servicios de telecomunicaciones nos dice que el espectro radioeléctrico es el espacio en el que se propagan las ondas de radio (radioeléctricas), que se utilizan para proveer servicios de comunicaciones inalámbricas como la radio, la televisión y la telefonía celular.

Asíque estas ondas se utilizan para “transportar” la información contenida en el mensaje que se quiera transmitir (voz, imágenes, datos, etc.), comentóAlejandro Navarrete.

Las nuevas cadenas de televisión abierta que se licitaron en México utilizan frecuencias que se encuentran en una banda del espectro radioeléctrico conocida como UHF (ultra high frequency), que corresponde a los canales de televisión 14 al 51, y que en frecuencia van de los 470 MHz a los 698 MHz. “Un canal de televisión ocupa 6 MHz para poder transmitir la señal de video con su audio asociado (imagen y sonido)”, añadió.

Cada cadena nacional constóde 123 canales de televisión en distintas regiones del país, todos en la banda de UHF y cada uno de 6 MHz de ancho.

En antiguos sexenios no se abrióla oportunidad de que nuevas empresas obtuvieran licitaciones para nuevas cadenas de televisión abierta. Hasta 2006, la entonces vigente Ley Federal de Radio y Televisión, contenía un mecanismo discrecional en la asignación de las estaciones de radio y televisión. “La Secretaría de Comunicaciones y Transportes elegía a su libre juicio a quien habría de instalar y operar las estaciones de radio y ello no aseguraba un proceso transparente y equitativo en la asignación de las estaciones”, subrayóAlejandro Navarrete.

Pero en 2006 tuvo lugar una reforma legal que modificóel mecanismo de asignación al de licitación pública. En el gobierno del entonces presidente Calderón “no se pudo concretar la licitación de las dos cadenas”. Únicamente se logrópublicar un programa de concesionamiento que consideraba 153 pares de canales para conformar dos cadenas de televisión, afirmóel funcionario del IFT.

Pero no fue hasta la reforma constitucional de junio de 2013 que se establecióel mandato constitucional para que el nuevo Instituto Federal de Telecomunicaciones emitiese la convocatoria y las bases para la licitación de dos nuevas cadenas de televisión digital con cobertura nacional, dentro de los 180 días siguientes a la conformación del Instituto.

En cumplimiento del mandato constitucional, el 6 de marzo de 2014 se publicóla convocatoria y bases correspondientes. El proceso concluyóen abril de 2015 con la adjudicación de una cadena y la declaración desierta de la otra cadena.

Las licitaciones para las cadenas de televisión abierta no son un tema fácil, hay muchos intereses de por medio, específicamente económicos y políticos, pero a pesar de todo esto se asignóuna nueva cadena de televisión abierta. Éste es sólo el primer paso para que en el mercado de televisión abierta en nuestro país exista más competencia. Lo que sigue es ver si Cadena Tres realmente es el parte aguas, que haga que este sector tenga una mejor calidad y diversidad en el servicio.

Comments

comments

Entrada Relacionada

Deja un comentario

Logo_CUUM

Intersecciones es un espacio digital de entrenamiento periodístico para los estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales y Humanidades. | No se hace responsable de la autoría de los artículos, así como de las posibles o diferentes opiniones, debates o críticas originados por los mismos, siendo en todo caso única y exclusivamente responsabilidad del propio autor. De igual forma, no se hace responsable de la posible violación de derechos de autor aunque previamente será verificada la publicación del material y contenido sugerido en otros medios. | Campus de la zona metropolitana de la Ciudad de México. Plataforma educativa sin fines de lucro. Powered by Muv